Acceso Empleados

Novedades

24 noviembre, 2022

Adenoma de hipófisis

 

La glándula hipófisis se encuentra ubicada en la base del cerebro y su conexión con las funciones del cuerpo actúa como director de orquesta.

La glándula hipófisis regula la menstruación en la mujer y la producción de espermatozoides en el hombre. Regula la función adrenal importante en el funcionamiento del estrés.

Produce prolactina una hormona que estimula la producción de leche para amamantar.

Estimula a la glándula tiroides para producción de hormonas que actúan en la regulación de todo el organismo.

Estimula la hormona de crecimiento fundamental en el desarrollo y crecimiento.

Todas estas funciones se producen en forma cíclica encontrándose en un equilibrio entre el estimulo y la inhibición. Este equilibrio se puede interrumpir por diversos factores produciendo distintas enfermedades.

Es muy común que se formen tumores en la glándula hipofisaria, estos tumores son crecimientos anormales que se desarrollan en la glándula.

En las últimas décadas se ha observado un aumento de la prevalencia de estas lesiones, dado principalmente por el aumento de los estudios con imágenes, especialmente la Resonancia Nuclear Magnética (RM).

La prevalencia estimada entre 14.4 y 22.5%, dependiendo si el análisis fue realizado en series post-mortem o de imágenes.

Patogenia

Algunos tumores generan demasiadas hormonas que regulan las funciones importantes del cuerpo. Otros tumores pueden hacer que la glándula pituitaria produzca niveles más bajos de hormonas.

La mayoría de los tumores pituitarios son crecimientos no cancerosos (benignos), también llamados adenomas. Estos permanecen en la glándula pituitaria o en los tejidos que la rodean y no se diseminan a otras partes del cuerpo.

Síntomas

No todos los tumores de la hipófisis provocan síntomas. A veces se identifican de casualidad en una prueba por imágenes como una resonancia magnética o una tomografía computarizada realizada por alguna otra razón.

Los tumores de la hipófisis que producen hormonas se los denominan funcionantes y son los que provocan diversos signos y síntomas según la hormona que elaboren.

-Síndrome de Cushing, el nivel de cortisol es elevado generando trastornos de gravedad que debe se resulto.

-Acromegalia, la liberación excesiva de hormona de crecimiento en niños origina gigantismo y cuando es en adultos acromegalia.

-Galactorrea, aumento de secreción de leche por el aumento de prolactina.

-Amenorrea o irregularidades menstruales.

Los signos y síntomas de los tumores pituitarios que no producen hormonas se los denominan no funcionantes y se relacionan con su desarrollo y la presión que ejercen sobre otras estructuras.

Los tumores pituitarios grandes, aquellos que miden alrededor de 1 centímetro o más, se conocen como macroadenomas. Los tumores más pequeños se denominan microadenomas. Debido al tamaño de los macroadenomas, pueden ejercer presión sobre la glándula pituitaria normal y las estructuras cercanas.

Diagnóstico

Los adenomas funcionantes se diagnostican con análisis en sangre midiendo las hormonas y detectando las que están elevadas. El examen más relevante es la resonancia que detecta las características, ubicación y tamaño del adenoma. 

Tratamiento

a) Hay medicación para bloquear la acción hormonal y en algunos casos puede disminuir el tamaño.

b) Radioterapia para disminuir el tamaño. 

c) Cirugía. La cirugía endoscópica nasal consiste en introducir por las fosas nasales un endoscopio, que se desliza entre el cornete medio y el tabique nasal, hasta localizar el agujero esfenoidal. Este orificio se amplía para conseguir una apertura suficiente del seno esfenoidal, lo que permite visualizar el suelo de la silla turca para extraer el tumor. 

Dr. Alberto Fares Taie
Especialista en Endocrinología
MP 14.466

Av. Colón 3651, 1° piso, consultorio 106
(0223) 156-896190
(0223) 499-2579

Compartir en:

Facebook Twitter Google

Noticias relacionadas