Novedades

4 junio, 2018

¿Cómo se estudian los pulmones?

Los pulmones son órganos vitales para el ser humano. Se encargan de proporcionar el oxígeno, un elemento sin el cual la vida no es posible, y eliminar el dióxido de carbono resultado del metabolismo corporal.

El funcionamiento pulmonar apropiado asegura que las personas se puedan desarrollar normalmente en la vida diaria, en reposo y en ejercicio. Cuando hay dudas sobre el funcionamiento de los pulmones, éstos se pueden evaluar de maneras diferentes. Siempre se empieza por un buen interrogatorio sobre la salud del paciente, sus hábitos, su trabajo y sus antecedentes familiares. El examen físico detecta si la entrada de aire es la apropiada o si hay ruidos anormales en el ciclo de la respiración.

De los estudios complementarios, algunos evalúan la imagen estructural (lo que podría llamarse “una foto” de los pulmones) y otros, la función de los pulmones. Las imágenes más comunes de solicitar son las Radiografías de pulmón de frente y perfil, que permiten observar si hay anormalidades groseras en la estructura de estos órganos, o algún elemento agregado que no debería estar (por ejemplo, neumonía o tumor). Si la radiografía no es del todo clara, se puede solicitar una Tomografía Axial Computada, que permite mirar los pulmones en detalle y determinar algunas lesiones con mayor certeza. Si hay sospecha de lesiones tumorales, se puede solicitar una Tomografía por Emisión de Positrones (PET), que permite detectar específicamente algunas lesiones tumorales.  

La parte funcional (cómo funcionan los pulmones) se mide a través de estudios tales como la Espirometría, que nos informa de la capacidad pulmonar,  la presencia de obstrucción en el árbol bronquial y la respuesta que estas anormalidades tienen cuando se usa medicación inhalada (también llamada respuesta a broncodilatadores).

Hay estudios funcionales más sofisticados, como la Medición de Volúmenes por Pletismografía, que permite determinar cuáles son los volúmenes reales de estos órganos. Este estudio se realiza en una cabina hermética. 

También la Medida de la Difusión de Monóxido de Carbono es una medición muy específica que permite saber cómo los pulmones realizan el intercambio de oxígeno, y si éste es normal o no. También se puede medir la fuerza respiratoria con los mismos aparatos. Esta medición es útil cuando se está estudiando falta de aire en la persona y todavía no se ha determinado la causa. Es útil en el estudio de la fibrosis pulmonar, el enfisema pulmonar y en la evaluación preoperatoria de las cirugías de personas de riesgo.

Muchas otras pruebas están disponibles, dependiendo de la orientación clínica del médico, que evalúa la medición de oxígeno indirecta por saturometría de pulso, o directa a través de medición en sangre arterial. Los estudios de ejercicio valoran cómo se comporta el intercambio de oxígeno durante el esfuerzo. Todas estas valoraciones están disponibles en el Servicio de Neumonología de Clínica Colon y de Diagnóstico por Imágenes. Algunos otros estudios que pueden estar indicados son la Poligrafía Respiratoria y Titulación para estudio de apnea de sueño y la Videobroncoscopía para revisión en vivo del árbol bronquial, que permite mirar la vía aérea por adentro, detectar lesiones para biopsia o realizar cultivos profundos. En la fotos vemos un estudio funcional respiratorio en curso.

Dra. Alicia Rodríguez
Especialista Jerarquizada en Neumonología
M.P 92.739
Av. Colón 3651, PB – Consultorio 1
Tel.: (0223) 499-2584

 

Compartir en:

Facebook Twitter Google

Noticias relacionadas