Novedades

9 mayo, 2019

Litiasis urinaria: diagnóstico y tratamiento

La litiasis urinaria es una condición frecuente, tanto en el hombre como en la mujer, y creciente en la población infantil, que no sólo puede causar gran dolor e infecciones urinarias graves, sino daño de la función renal. Su etiología no está del todo definida, pero se cree que es una combinación de alteraciones en la excreción renal, factores ambientales y hábitos que, con una adecuada anamnesis, examen físico y apoyo de exámenes complementarios, puede diagnosticarse y tratarse a tiempo. 

Se diagnostica generalmente a través del síndrome de cólico renal, de consulta frecuente en los servicios de urgencia o como hallazgo en controles rutinarios de salud. Los exámenes de laboratorio e imágenes son indispensables para determinar la ubicación, características de la litiasis, descartar complicaciones y otras patologías asociadas que determinan el tratamiento a seguir.

Los avances más importantes en la patología litiásica tienen que ver en el diagnóstico y tratamiento, y unificación de criterios de tratamientos.

La inclusión de la tomografía axial computarizada aumentó la capacidad de detección y determinación de la composición del cálculo, pero más importante aún, se utiliza para la decisión de qué tipo de tratamiento quirúrgico se le aplicará al paciente. Su capacidad de entregar precisión anatómica y determinar el lugar exacto de la litiasis, permite elegir la mejor técnica quirúrgica para obtener la mejor tasa libre de cálculo.

Los tratamientos quirúrgicos han tenido una evolución desde la cirugía abierta a la mínimamente invasiva con estadías hospitalarias ambulatorias.

Los tratamientos se plantean según las distintas situaciones clínicas:

1- Manejo médico del cólico renal y resolución espontánea.

2- Manejo quirúrgico

Las técnicas más frecuentes son: 

-Nefrolitectomía o ureterolitectomía endoscópica.

-Litotripcia extracorpórea (LEC).

-Nefrolitectomía percutánea (NL).

Recomendaciones generales para los pacientes formadores de litiasis:

Consisten en mantener una alta ingesta de líquido, frutas, verduras y alimentos ricos en fibra, controlar la ingesta proteica y de carbohidratos, y disminuir la ingesta de sal.

Recomendaciones farmacológicas:

1. Ingesta de vitamina C 

2. Ingesta de magnesio

3. Ingesta de ácido fólico

Dr. Sergio Polliotto
Especialista en Cirugía Pediátrica
MP 93.332

Av. Colón 3651, 2° Piso – Consultorio 202- (0223) 499-2582

 

Compartir en:

Facebook Twitter Google

Noticias relacionadas