Acceso Empleados

Novedades

16 febrero, 2021

Piernas hinchadas en verano

Cuando llega el verano muchas personas comienzan a sentir las piernas pesadas, cansadas e hinchadas y esto es debido a que las altas temperaturas favorecen la dilatación venosa y, por lo tanto, se dificulta y reduce el retorno venoso hacia el corazón haciendo que, consecuentemente, se genere una “mala circulación venosa” y retención de líquidos. Esta alteración venosa también trae aparejado una “mala circulación linfática”. 

Otros de los síntomas que puede experimentar el paciente son: adormecimiento, hormigueo, picazón y calambres en las piernas. 

Entre las causas y condiciones más frecuentes que hacen que estos síntomas empeoren, se encuentran:

-El sedentarismo: caminar al menos 30 minutos por día hace que los músculos de la pantorrilla actúen como una bomba y favorezcan el retorno venoso. 

-La obesidad: el sobrepeso dificulta ya de por sí el retorno venoso. 

-La menstruación: los cambios hormonales producidos favorecen la aparición de edema en miembros inferiores. 

-El embarazo: en el embarazo son varios los factores que se asocian y dificultan el retorno venoso: el aumento del volumen circulatorio, la compresión de las venas por el útero grávido y los cambios hormonales.

-La insuficiencia venosa: ya de por sí en esta patología existe una dificultad en el retorno venoso. 

¿Qué hacer para atenuar o calmar y mejorar los síntomas?

-Hidratación adecuada (al menos 2 litros/día) y dieta equilibrada (poca sal y poco azúcar).

-Controlar el sobrepeso.

-Realizar caminatas diarias de al menos 30 minutos.

-Usar ropa holgada.

-Elevar piecera de cama unos 5-10 cm.

-En la playa, caminar en el agua favorecerá el retorno venosos ya que se activa la musculatura de la pantorrilla y se suma la acción beneficiosa del agua fría que contrarresta el efecto perjudicial del calor sobre las venas.

-Luego del baño diario, realizar duchas de agua fría en las piernas. 

-Usar siempre crema hidratante. 

-Realizar en casa o trabajo movimientos con los pies en círculos, de flexo-extensión y de un lado a otro durante 10-15 minutos.

-Realizar automasajes de piernas durante 5-10 minutos: siempre hacia arriba, desde el tobillo a la rodilla y luego desde la rodilla hacia la ingle. Usar alguna crema o gel con mentol, castañas de India, ruscus, árnica o alcanfor. Todos estos productos poseen un efecto antiinflamatorio, analgésico y vasoconstrictor ayudando a calmar los síntomas y disminuir el edema (hinchazón).

-Realizar estiramientos de los músculos de las piernas.

– Realiza sesiones de drenaje linfático manual y presoterapia secuencial. 

-Consultar con un flebólogo para asesoramiento y tratamiento de la insuficiencia venosa. 

Dr. Roberto Canalichio
Especialista en Flebolinfología
MP 93.946

Bolívar 3585 – Planta Baja- Tel.: 223 437-5686 /223 437-5688

Compartir en:

Facebook Twitter Google

Noticias relacionadas