Novedades

2 febrero, 2018

¿Qué son los pólipos del colon y cómo se tratan?

Los pólipos son tumores que involucran la mucosa intestinal (revestimiento interno del intestino).  Se pueden encontrar en varias ubicaciones del tracto digestivo pero son más comunes en el colon. Parecen pequeñas protuberancias que crecen en el revestimiento del intestino y sobresalen por el lumen (cavidad de los intestinos). En ocasiones crecen en un “tallo” y parecen hongos, pero también pueden ser planos. Muchos pacientes tienen varios pólipos dispersos en distintas partes del colon. Si bien la gran mayoría no presentan complicaciones, algunos pólipos pueden contener pequeñas zonas cancerígenas. 

Los pólipos son muy comunes en los adultos, cuyas probabilidades de sufrirlos aumenta con la edad. Si bien no son frecuentes en personas jóvenes, se estima que una persona promedio de 60 años de edad sin factores de riesgo especiales, tiene un 25 % de probabilidades de tener un pólipo. Aunque no se sabe qué causa los pólipos, algunos expertos creen que una dieta alta en grasas y baja en fibras puede predisponer a su formación. Además, puede existir un riesgo genético de desarrollarlos.

El mayor factor de riesgo para desarrollar pólipos es tener más de 50 años. Los antecedentes familiares de pólipos en el colon o cáncer de colon aumentan el riesgo. Asimismo, los pacientes con un historial personal de pólipos o cáncer de colon están en riesgo de desarrollar nuevos pólipos. Incluso, existen algunos síndromes poco frecuentes de pólipos o de cáncer que se dan en las familias y que aumentan el riesgo de que los pólipos se desarrollen a edades más tempranas.

Existen dos tipos de pólipos: el hiperplásico y el adenoma. El pólipo hiperplásico nopresenta riesgo de cáncer y, por lo tanto, no es tan significativo. Por otro lado, se creeque el adenoma es el precursor (origen) de la mayoría de los cánceres de colon, aunquela mayoría de los adenomas nunca se convierten en tumores malignos. La histología (observación del tejido en el microscopio) es la mejor manera de diferenciar entre pólipos hiperplásicos y adenomatosos. Si bien es imposible saber qué pólipos adenomatosos seconvertirán en tumores malignos, los pólipos más grandes son los que tienen másprobabilidades de convertirse en estos tumores y algunos de los más grandes pueden ya contener pequeñas áreas de cáncer. 

La mayoría de los pólipos no causan síntomas, aunque los más grandes generan sangre en la materia fecal; pero hasta éstos por lo general son asintomáticos. Por lo tanto, la mejor manera de detectar pólipos es examinar a personas que no tengan síntomas. Existen otras técnicas de examen: analizar muestras de materia fecal en busca de sangre, realizar una sigmoidoscopía para ver el tercio inferior del colon, o usar una prueba radiológica tal como un enema de bario o una colonografía TC. Si una de estas pruebas encuentra pólipos o hace sospechar de la existencia de éstos, por lo general el médico recomendará una colonoscopía para eliminarlos. Debido a que la colonoscopía es la manera más precisa de detectar pólipos,muchos expertos recomiendan este estudio como método de examen a fin de eliminar durante el mismo procedimiento, los pólipos que se encuentren o que se sospeche su existencia.

La mayoría de los pólipos que se encuentren durante la colonoscopía se pueden eliminar por completo durante el procedimiento. Hay disponibles varias técnicas de resección endoscópica o polipectomía. Debido a que el revestimiento del intestino es insensible alos cortes o quemaduras, la resección de pólipos no causa incomodidad. Los pólipos resecados se examinan luego en el microscopio para determinar el tipo de tejido y para detectar cualquier tipo de cáncer. Si un pólipo grande o que se ve extraño es eliminado o se deja para una posible cirugía, el endoscopista podrá marcar el sitio inyectando pequeñas cantidades de tinta china en la pared del intestino. A esto se le llama “tatuaje endoscópico”.

La eliminación de pólipos (o polipectomía) durante la colonoscopía es un procedimiento ambulatorio de rutina. Las complicaciones posibles, aunque poco comunes, incluyen sangrado del sitio de la polipectomía y perforación (un orificio o desgarro) del colon. El sangrado del sitio de la polipectomía puede ser inmediato o tardar varios días; la hemorragia persistente casi siempre se puede detener con un tratamiento durante la

colonoscopía. Infrecuentemente se puede producir una perforación, que puede requerir cirugía para su reparación.

El médico decidirá cuándo el paciente deberá repetir su colonoscopía. El intervalo dependerá de varios factores que incluyen el número y el tamaño de los pólipos removidos, el tipo detejido de los pólipos y la calidad en la limpieza del colon en su procedimiento previo. La calidad de la limpieza afectará la capacidad del especialista para observar la superficie del colon. Si los pólipos eran pequeños, y el colon fue visualizado completamente durante su colonoscopía, el médico generalmente recomendará repetir el estudio en un plazo de tres a cinco años. Si la colonoscopía de seguimiento no demostró pólipos, probablemente no necesitará otro procedimiento en los próximos cinco años. Sin embargo, si los pólipos eran grandes y planos, se podría recomendar un intervalo de solo meses antes de repetir la colonoscopía para asegurarse de que fueron removidos completamente. 

Fuente: ASGE (American Society for Gastrointestinal Endoscopy)

Dr. Darío Lozzi
Especialista en Gastroenterología
MP 92.501

Sede Central
Av. Colón 3651, Planta Baja – Consultorio 12. Tel.: (0223) 499-2566

Compartir en:

Facebook Twitter Google

Noticias relacionadas